sábado, 30 de agosto de 2014

Sergio y Helen “La montaña es parte de nuestra vida” Trail Runner Jaén


El pasado Lunes me desplacé a Jaén a hacer algo nuevo, diferente, una entrevista. Miguel Hervás se puso en contacto conmigo para proponerme esta idea después de haber leído las entrevistas que he realizado en mi blog, pero claro, le comenté que lo haría como un favor, porque yo no soy periodista. Ellos conocidos en el mundo del trail como un pareja que se mueven por muchos terrenos, el es trabajador del GREA y ella en una empresa de comunicación, unen a su estilo de vida la montaña, en la educación hacia sus hijos imparten valores que hablan de una vida en el deporte y saludable.

¿Quién son Sergio y Helen?
Helen: “Soy una novata en esto de correr, aunque tengo suficiente tiempo para poder salir a entrenar por las tardes. Empecé en carreras por montaña en el 2012, todo fue debido a una subida que hicimos al Mont Blanc. Aunque siempre hemos hecho deporte, en mi caso triathlón, que lo deje a un lado debido al nacimiento de mis hijos. También íbamos a la montaña a escalar, aunque siempre he acompañado a Sergio cuando competía en moto, realizando los avituallamientos y asistencias. Pero desde que nos empezamos las actividades en el monte en el 2012, comenzamos hacer más escalada, barrancos, ascensiones,.. La primera que hice fue la CXM Lagarto y ahí es donde dije “Esto me encanta”,. En el 2013 empecé hacer más carreras de la zona, incluyendo alguna fuera la del Aneto, Loja y este año Circuito Provincial. Pero principalmente quiero decir, que a mi el entrenamiento no me pesa “ME DA LA VIDA”. Entreno sola, principalmente por la adaptación del día día con el trabajo de Sergio y el colegio de mis hijos. Pero al tener un entrenador, llevo una planificación que la cumplo al 100%. Puedo decirte que ayer en mi último entrenamiento largo, antes de irnos para los Alpes, se me saltaron las lágrimas… El cuidado a la hora de preparar una prueba de este tipo, me ha hecho cuidarme tanto en alimentación, como en salud (analítica para controlarme), todo no es correr.”
Sergio: “Desde pequeño practicaba atletismo pero por una arritmia tuve que dejarlo, después continué con la MTB pero por un problema en la rodilla debe dejarla a un lado. Lo que más he practicado ha sido moto de ENDURO, haciendo unos 100 km diarios, incluso compitiendo en campeonatos de Andalucía, España y el último, que era del Mundo, en Brasil, el cual permitía a gente que no era de élite participar en este tipo de pruebas (era por etapas, cada una de ellas 300 km). De pequeños entrábamos mi hermano y yo a las cuevas con cualquier material, hoy en día eso sería algo impensable. Hice la primera carrera por montaña en Alpandeire, gracias a mi compañero Ilde que ha trabajo conmigo “es una excelente carrera”. Por él empezamos a correr por montaña”.
Helen/Sergio: “ Nosotros hemos practicado montaña siempre, hemos sido montañeros antes que corredores. Vamos con mucha ilusión a los Alpes y consideramos que la preparación ha sido bastante buena”.

¿Os sentís unidos a la montaña?
 Si.

¿Qué creéis que ven vuestros hijos en muestra manera de ver la vida?
El niño 10 años y la niña 7. El es el que más motivación tiene por la montaña y por todo lo que le rodea. Desde pequeño escalaba bien equipado. El niño por un familiar empezó a jugar el fútbol, pero el de vernos a nosotros disfrutar de la montaña dejo de ir al fútbol y lo único que le motiva es correr.

Sergio, trabajas para el Grupo de Emergencias de Andalucía GREA, ¿creéis que se producen muchas imprudencias en las montañas?
La gente es bastante imprudente a la hora de salir a la montaña. No piensan en el peligro y a la hora de afrontarlo no son capaces de salir. No van con los materiales necesarios que requiere cada actividad de montaña. La gente va a las grandes superficies y se creen que por comprar el material de la gente que con experiencia, es suficiente.

¿Dónde sois verdaderamente felices?
En la montaña.

¿Qué significa para vosotros el trailrunning?
Helen: “La idea no era competir, era conocer diferentes lugares y montañas. La búsqueda de nuevos paisajes es lo que hizo buscar pruebas diferentes. El ambiente de las carreras es increíble, sobre todo el acercamiento de la gente que participa en las pruebas. La gente que no me conoce me dice que estoy un poco loca, pero yo respondo que para mi es una meta participar, estar en la montaña y disfrutar”.
 Sergio: “La posibilidad de entrar en lugares que se permite paso para ese día es espectacular. La gente en el trail running es diferente, hablan y disfrutan como cada uno plantea la prueba. Valoro un momento en la Pinsapo Trail en la que Zaid se dedicó a animar a tod@s l@s corredores, fue un momento muy especial”.

Un amanecer…
En el Mont Blanc.

Un atardecer…
Helen: Sierra Nevada.
Sergio: Después de volver de una buena ruta de nieve, escalada en hielo y vas dirección al coche atardeciendo con la sensación de cansancio…

Próximamente disputaréis en los Alpes una de las pruebas más importantes del mundo UTMB, en la modalidad CCC (100km), ¿cómo la afrontáis?
Nuestra idea es hacerla a nivel individual cada uno plateará su aventura. Cada uno que sea autosuficiente. Aunque la solicitud la echáramos pero teníamos claro ir de forma individual aunque por circunstancia de la carrera nos podamos encontrar.
 Helen: Temo la noche por no controlar el terreno y por las condiciones climáticas. Principalmente el frio debido a una mala experiencia en el Mont Blanc en el que tuve principio de congelación.

¿Qué significa para vosotros “búscame en la cima”?
Helen: En la cima no esta mi "Meta", es mucho más, la bajada, el camino hasta llegar a ella.
Sergio: En dos meses recibirás respuesta…


Sergio me comentó: “En Espeleología para quitar el frío del cuerpo se utiliza una manta térmica y una vela, la cual te la colocas entre las piernas con la manta colocada para que no se quema, sube la temperatura corporal rápido”.


Os puedo decir que fue una entrevista muy especial, durante más de tres horas hablamos de nuestras vidas, montañas y vivencias… Prácticamente no pronuncié pregunta alguna sino que la conversación fue fluyendo de una manera natural… Agradecerles su acogida y sobre todo haberme aportado tanto de su experiencia y buen hacer.

Hoy han finalizado los dos la CCC, enhorabuena y este es mi pequeño regalo.



jueves, 14 de agosto de 2014

¿Qué es búscame en la cima?


¿Qué es búscame en la cima?¿Qué significa el símbolo en forma de triangulo que realiza tanta gente en las montañas? Quisiera, a través de estas líneas, dar una respuesta a todas estas cuestiones que la gente me plantea.

Me llamo Carlos Chamorro, el nacimiento de “Búscame en la cima” tuvo lugar en un pequeño pueblo de Almería llamado Tíjola mientras compartiendo unos días con mis amigos Miguel Mudarra y Encarni. Ellos me sirvieron de inspiración para volver a pintar, pues lo había dejado de lado durante unos años, y también fueron una especie de excusa para terminar de darle forma a un sueño, a una manera de expresarme, aquello que terminó siendo un diario personal llamado “Búscame en la cima”. ¿Por qué este nombre? Recuerdo que fue tras tener una conversación con Miguel y compartir mis ganas de subir a cada una de las cimas que mi mente imaginaba. Aquella charla fue la que me animó a poner ese nombre. El origen también tuvo que ver con el momento en que dejé las competiciones en asfalto y me planteé correr por montaña.

Desde el principio tuve claro que no quería que fuera solo una cosa mía sino algo compartido, en donde todos mis amigos y amigas pudieran verse reflejados al tiempo que compartían sus aventuras o también fuese algo para esas personas que aún faltaban por llegar a mi vida. Miguel me dio mis primeras directrices para crear un blog a través del soporte que blogger, ofrece. Unos meses más tarde me animó a crear un facebook del cual, a día de hoy, estoy eternamente agradecido. Utilizar esta Red social me ha servido como ejemplo para mis alumn@s pues les he podido mostrar cómo usarla adecuadamente.

Comienzo por seguir las carreras y a competir en ellas (escribiendo en mi blog todo lo que en ellas me pasa). Conozco el mundillo a través de mi pequeña ventana y mediante esa otra que aún está por abrirse. Veo fotos de Kilian Jornet, empiezo a seguirlo y a ver los lugares en los que corre. Fotografías que realiza un tal Jordi Saragossa, una persona que para mí, a día de hoy, tiene una magia especial ya que plasma en una imagen lo que significa para mí correr por montaña. Le pido que me diseñe el logo de “Búscame en la cima”, porque sentí que de algún modo era el más indicado. Diseña algo que con unas líneas expresa y transmite eso que con palabras no se puede describir y así toma forma el afamado triángulo. 
 
Ahora sólo quedaba trasladarlo a la montaña. Aquí es donde Zaid aparece en mi vida. Qué podría decir de este pequeño marroquí, es hijo de la montaña.
En internet vi a gente que hacía símbolos en la montaña pero ninguno me parecía el adecuado. Comprendía que tenía que ser algo que yo sintiera, que saliera del corazón... Entonces recordé el triángulo y sentí cierta fuerza intuitiva para levantar los brazos y conformar la forma con las manos. Aquel momento lo viví con Zaid, en la Tiñosa. No hay foto del momento ni tampoco creo que haga falta. Nuestros brazos se alzaron al cielo y formando un triángulo logramos simbolizar a través de él una cima inalcanzable, solo para verdaderos buscadores de cimas. Es por ello por lo que siempre he comentado que no era necesario que fuese desde una cima, sino que cualquiera puede elegir aquello que simbolice su cima más alta. Siempre he considerado que lo más importante para llegar a la cima es el camino que recorres para llegar a ella o sencillamente que cada uno puede alcanzar su cima interior en cualquier lugar. MONTAÑAS, LAGOS, RÍOS, METAS, CARRERAS, ENTRENOS, PODIUMS, COMPARTIRLO CON LOS AMIGOS, MONUMENTOS, CAMINOS, SENDAS, SUEÑOS, ESPERANZA, PIEDRAS, PEGATINAS, PINTURAS, CUADROS… Tantos lugares como cimas interiores… Siempre he creído que lo más importante era que cada uno lo hiciese en el momento que más le apeteciera, siempre desde el corazón, sintiendo que de verdad forma parte de su vida. Por ello no es mío sino que es algo compartido, es una marea que no tiene freno. Para mi este símbolo refleja todo un conjunto de valores que brillan en la sociedad por su ausencia: COMPAÑERISMO, PASIÓN, EQUIPO, RESPETO, RESPONSABILIDAD, CONFIANZA, TOLERANCIA, INTEGRIDAD, AMITAD, AMOR, HONESTIDAD, GENEROSIDAD, ALEGRÍA, ILUSIÓN, PAZ…

Pronto daré un paso más en Búscame en la cima, una visión solidaria, espero recibir vuestro apoyo como hasta el día de hoy… PINTANDO CIMAS.

Como escribiera hace meses mi hermano Jose Chamorro: “Es en la cima donde hay que buscar a estos gladiadores de las alturas y el aire, allí donde el correr se torna en un volar hacia los sueños del corazón. Búscame en la cima, declara Carlos Chamorro en su diario personal, cuyo símbolo ha trascendido su ámbito más cercano para ser compartido, disfrutado y recreado por un sinfín de amigos de cientos de lugares en todo el panorama nacional e internacional. Carlos es un artífice de los sueños que se hacen sonrisa y que se contagian con una naturalidad pasmosa, ya que generan una ilusión que difícilmente no llega a ser compartida. Sus cimas se hacen camino para aquellos que aspiran a proyectos que sólo son para minorías”.

martes, 12 de agosto de 2014

IN BOCCA AL LUPO



12 días… La felicidad que invade mi corazón es algo que quizás no pueda describir con palabras,  resultado de todo esto es conocer nuevas montañas con las que uno sueña y personas que quizás sea las que con sus conocimientos y maneras de ser construyan mi propio camino. El primer día de viaje empezó, cómo no, acompañado de risas ya que mi maleta dio de que hablar. Parecía un baúl. Todo comenzaría con un gran grupo de viaje, mejor dicho Team Dolomitas  (Héctor, Luichy, Marchu y Jose). Cogeríamos el  vuelo en Málaga dirección Milán Malpensa- Parecía que dejaríamos el calor en nuestra tierra pero cuando nos bajamos en el aeropuerto de Milán miré a mi maleta y me dije: “pero para que he traído tanta ropa”. Allí buscaríamos el  coche de alquiler con el que marcharíamos a Canazei. El viaje sirvió de convivencia entre nosotros ya que algunos no nos conocíamos, todo acompañado de risas y cachondeo. Adentrándonos en los valles de las Dolomitas la temperatura fue bajando y el paisaje iba cambiando considerablemente. Hicimos un alto en el camino donde vimos una de las imágenes que más me han marcado en esos días, un precioso lago rodeado de altas montañas que se convirtió en una postal de ensueño. Continuamos por una carretera de curvas para ascender hasta un puerto y volver a descender dirección Canazei.  La llegada marcaba nuestras caras de asombro al ver el paisaje que nos rodeaba, si hubiera sido por nosotros esa misma noche habríamos subido todas las cimas. El apartamento que nos esperaba (mil gracias a las gestiones de transportes y alojamientos del gran Marchu) se llamaba Al Sole, precioso lugar donde concentrarnos y disfrutar de un paisaje de ensueño. Mirando por el balcón ya teníamos enfrente el kilómetro vertical del Viernes, una pared de 2.4 km y 1.000 m positivos. Antes de que llegara ese momento fuimos acompañando los momentos de risas, paseos y trotes por esas montañas…
  Y qué decir de la grandísima ayuda que tuvimos con Héctor desde el primer día, con sus tratamientos, los cuales hicieron que mi rodilla, algo maltrecha, aguantara. Eternamente agradecido estaré por ello. 
 Canazei se mostraba ante nuestros ojos como un lugar de colores y fantasía. Durante estos días iríamos viendo a grandes amig@s, en la recogida de dorsales vimos a uno de ellos, es el fotógrafo Iosu, el cual siempre le ha encantado búscame en la cima y lo que significa. Llegó el Viernes y nos preparábamos para disputar la prueba, todos menos Jose. Nos habían colocado por grupos de salida, aunque Luichy iba a salir desde un  principio con el grupo de la élite (¡¡qué risa!!) pero por lógica lo pudimos cambiar. En mi grupo todo el mundo iba con bastones, menos yo. Fue impresionante. Os confieso que no pude controlar los nervios en la salida, pero aun así me coloqué en primera línea marcando con mi mirada el recorrido, una auténtica pared. Me nombra el speaker… Como si se tratara de un hipódromo. Estamos colocados todos en un callejón marcado con tablas… Impresionante la salida, la gente marca sus pasos con los bastones, más parecido a una estampida de Ñu… Me lanzo, en las primeras posiciones, ellos andan mucho más que yo y decido ir “punteando”, la verdad es que me encuentro bien, ando y corro. Todo el recorrido es como una eterna escalera hacia el cielo… Oigo ¡¡Vamos Chamurri!! Zuri me ve y me anima… Agarrándome a todo lo que pillo, para utilizar los brazos como impulso, árboles, ramas del suelo… En este recorrido vale todo… más adelante, Ana Conde me ve, me anima y se viene justo detrás conmigo para arriba… ¡Que grande!, me da mucha fuerza ir con ella. Ya casi en la cima se queda y yo intento trotar pero llevo las piernas algo asfixiadas. En los últimos 40 metros me animan Marchu y Jose. Llego a la meta, que carrerón de vertical. Contento con mis sensaciones, no soy especialista en este tipo de pruebas porque todo lo que sea andar rápido y tan inclinado no se me da bien. Hablo con Marchu y veo que ha hecho un carrerón… Tres minutos menos que yo, buaaahh!!! Como un cohete… Vienen a mi lado, Ana y Zuri, nos saludamos, nos presentan a una chica de la selección vasca Uxo. A partir de ese momento nos dedicamos a animar al resto de los participantes de las series. Hasta el mismísimo fotógrafo Ian Corless se da cuenta y nos fotografía desde el helicóptero. Vemos pasar a los primeros, impresionante Urban Zember, que técnica con los bastones, parece que los va a romper contra el suelo. 
 Decidimos bajar por un sendero el cual rodeaba la montaña por la que estábamos. Nos marchamos a la comida de la organización, todo muy bien organizado. Y por la tarde quedaríamos a tomar algo con Ana y Zuri, ya sabéis, risas, risas y más risas. El sábado decidimos quedar todos para ir hacer la última parte del recorrido ( la bajada ). Ya se encontraba Zaid en Canazei. Nos juntamos un gran grupo, incluso Don Manuel Merillas, un crack, tanto en esquí como en correr por montaña. Pasamos un rato muy bueno, disfrutando en todo momento de las grandes montañas. 
 Comeríamos y como no tenía dorsal para la carrera del Domingo me fui hacer otra vez el kilómetro vertical, os puedo confesar que disfruté mucho estando solo en contacto con la naturaleza, mis pasos y yo. Pero cuál fue mi sorpresa…  Zaid me consigue un dorsal al que tengo que decir que no, porque el sobre esfuerzo de haber vuelto hacer el vertical hizo que la rodilla se quedara muy tocada. Aunque mi amigo Hector intentara por todos los medios que la corriera, pero a día de hoy se que fue bastante acertado no correr. Pues pasé al primer plan, salir temprano por la mañana con Hector y Luichy para hacer el recorrido y poder ver a los corredores en la parte alta. Solo andando me molestaba, pero bueno, era algo soportable.
La verdad es que ver el recorrido sin tener que ir compitiendo hace que lo disfrutes mucho mas. Poder pararte, ver todos los animales que se cruzan en tu camino, fotografiar el paisaje… Empiezan a llegar los primeros, no viene Zaid, buahh!! pero ¿qué le pasará? Lo visualizo a lo lejos, lo veo muy atrancado, sin ritmo, andando y sin frescura… Pero lo miro y veo en sus ojos felicidad, sonríe y saca la lengua. Le grito: ¡estás cerca, aprende! Este año es de aprender… Va el 26 o por ahí, después entraría en meta el 11… ¿Voló?
Pronto será uno de los mejores del mundo, mucho aún por aprender…. Animamos a tod@s, Kilian, Hassan,  Emelie, Maite, Ana Conde, Marchu, Jose, Manuel Merillas, Uxo…   
Nosotros esperamos a los últimos y continuamos nuestra marcha, pasando por puertos de más de 3.000 metros… Tomamos algo en el Refugi Capanna Fassa 3.157 Piz Boe… Empezamos el descenso, algo técnico pero muy corrible, todo con un paisaje de 360º espectacular, al fondo la famosa Marmolada… Ya mi rodilla empieza a resentirse, me duele y no puedo ni siquiera correr (fue una decisión acertada )…
Llegada al apartamento, felicitar a Jose y Marchu por su carrera… Nos comentan que Ana Conde ha quedado 11 y Zaid 11… Más tarde lo celebraríamos tod@s juntos en una pequeña tienda donde servían vino de la tierra, entre vascos, italianos, alemanes, ingleses, marroquí… 
 Y por la noche a preparar la maleta. No sabía donde meter tantas cosas, gracias a Luichy por cambiarme la maleta, era imposible viajar en un coche tan pequeño con el baúl de maleta que tenía. Ya es Lunes por la mañana y nos ponemos en marcha, pero ahora cambio de compañeros de viaje. Ana, Zuriñe y Zaid serán mis nuevos compañeros de viaje. Desde que nos montamos en el coche parecíamos un chiste, la segunda parte de “8 Apellidos Vascos”. Como si se tratara de un TETRIS nos metimos en el coche con dirección a Premana, nos esperaban unas 6 horas de viaje. La compañía y el paisaje era lo mejor que tenía, íbamos charlando, de carreras, montañas… Paramos a comer en un supermercado cerca ya de nuestro destino, nuestro pequeño Panda nos llevaba a todos los lados pero claro, lo que nunca nos imaginaríamos era que iba a gastar tanta gasolina. Continuaríamos pasando una serie de túneles y pensando en una gasolinera, la cual nunca llegó y como si de una aventura de supervivencia se tratara, nos encontramos un desprendimiento en la carretera. No teníamos suficiente gasolina para volver y Premana, que era nuestro destino, estaba a unos 5 km… Pues cogimos todo lo que pudimos del coche, lo aparcamos para que no estorbara mucho y marchamos andando hasta el pueblo… Las risas no paraban de sonar en un lugar que era lo más parecido a la película Parque Jurásico. Nos encontramos con una chica (Vanesa) que nos ayudó en todo momento. Transporto a Zaid y Zuriñe hasta el pueblo y más tarde volvería a por Ana y a por mí (todo el rato andando y riendo). 
 Desde que llegamos a Premana os puedo confesar que todo fueron facilidades y la gente muy amable, expresar con palabras como se portaron con nosotros es muy difícil,… Amabilidad, predisposición, felicidad, compañerismo, acogedores. Nosotros disfrutamos de todo, reconocimos el recorrido, aunque el gran Zaid estaba con su ramadán y se dedicó a descansar (además de estudiar el recorrido por tramos). Nosotros uno de los días subimos a más de 2.000 metros, disfrutando de los valles y sus pequeñas aldeas… Agradecidos a Francesco (traductor, animador, guía, lector de cartas,…) y su padre Lucas por enseñarnos sus montes.
Allí nos juntamos con los amigos vascos y en especial Ainhoa, Ricardo Mejia, Nuria, Xavi, Kilian. Bueno y no me quiero olvidar de la llegada del resto del grupo, Iván Ortiz y Pazo que eso ya fue la bomba… 
 Teníamos de vecino a un tal Ionut Zinca (uno de los mejores del mundo) el cual no paró de correr durante todos los días que allí estuvimos. El Sábado por la noche presentación oficial de los corredores. Fue IMPRESIONANTE tanto este como el de Dolomitas (Canazei). El Domingo con el dorsal 24 me colocaba en la primera línea de salida, un privilegio verme entre tanto corredor de élite. La salida todo un espectáculo a la altura del carrerón… Hago una salida controlada, con rapidez en el asfalto, pero mi primera sorpresa es que entramos en el sendero y me encontré muy torpe, me resbalé varias veces, incluso a punto estuve de caerme. Empezamos la subida a un alto ritmo, me controlo buscando sensaciones y dejo pasar a la gente… Me mantengo bien, sin frescura pero bien. Toda la subida es muy escalonada e inclinada, no pierdo de vista a Iván que ha salido muy reservón… Acabamos la subida con unas vistas aérea de una gran belleza, empezamos la bajada y parece que la rodilla no va muy mal pero no puedo apretar si quiero que me aguante toda la carrera… Ah!Ah!Ah! Tres avispas me atacan en la bajada y me pican en distintos sitios de la pierna. Mala suerte no, lo siguiente. Bajo como puedo con tres fuertes dolores, me observo y mi primera preocupación es mi querida “alergia”… Me encuentro antes del comienzo de la segunda subida a Xavi y Nuria, le digo que me miren las picaduras. Me comentan que me eche barro… Continuo observando las picaduras, pero curiosamente es cuando me empiezo a encontrar bien, aunque una de las picaduras la tengo en los isquios, pero controlo el dolor… Marcho a un buen ritmo, me encuentro bien y disfrutando mucho de la carrera… esta subida es la más bonita de la carrera, subes pegado a una cresta y antes de bajar, hay muchísimo público… Le choco la mano a la gente, disfruto y sin descanso, empieza la segunda bajada, mi rodilla me avisa varias veces: “te estás colando chamorro”… Acabo la bajada, ritmo y más ritmo y correr mucho… Me encuentro a Ainhoa y Gotzon, me pasan el gel, me animan y tiro para adelante (mil gracias)… Pongo buen ritmo en la tercera, la gente te anima con mucha fuerza, “GRANDÍSIMA CARRERA” saludo a la gente como agradecimiento a sus aplausos… 
 Me encuentro en la parte final a Ibon, me uno un rato a él, pero poco, porque cuando empieza la bajada el marcha… Es la parte que más sufrí, la última bajada, mi musculatura ya no estaba para muchos trotes… Pero os puedo decir que disfruté tanto que no sentía tanto dolor… Fui siempre con un amigo italiano, marcando el ritmo… La llegada a meta con mucha felicidad y como no, Nuria esperándome, me emociona ese momento. Viene a preguntarme Kilian que qué tal, ¡que grande! Fotografía con el símbolo y llega Pazo, por poco no me pilla… Y una pancarta que pone ÁNDALE CHAMORRÍN ÁNDALE… Gracias a Francesco, Manu y Maria… 
 Después recogida de premios y risas… Incluso le pedimos a Kilian que nos haga una foto a nosotros, el ríe porque se tira todo el rato firmando y siendo fotografiado…

12 días Mágicos en mi vida, en los cuales he aprendido a disfrutar más de la montaña y conocer a gente con las que comparto tantas cosas…